La Química de los Cannabinoides

por Experto Sativida diciembre 01, 2016

Los principales cannabinoides encontrados en las plantas de cannabis son por supuesto el THC y el CBD (tetrahidrocannabinol y Cannabidiol, respectivamente).

Siendo el primero el principal componente psicotrópico y el segundo siendo su contraparte, incapaz de producir dichos efectos y más interesante aún, capaz de neutralizar los efectos del primero.

En plantas silvestres, es común encontrar concentraciones de THC más pronunciadas a comparación del CBD. Por lo cual, a través de los años se han ido cruzando y analizando distintas cepas de cannabis para poder crear un cuyo contenidos de THC sean mínimos (Técnica que en genética se conoce como “cross-breeding” o cruces).

Distintos factores como calidad de suelo, agua, luz, pesticidas, herbicidas, temperatura, altura, contaminación viral, insectos depredadores, metales pesados, pueden ser capaces de influenciar en la calidad final y las concentraciones de los compuestos en dichas cepas.

Desde que se empezó el estudio de esta planta, se han descubierto distintos cannabinoides, encontrándose al día de hoy alrededor de 104 compuestos cannabinoides distintos.

Dósis y Rutas de Dosificación

Aceite de Cannabis Contra Inflamación

Una de las opciones más comunes no solo actualmente, sino, registradas a los largo de cientos de años en la historia de la humanidad, es la de inhalación de humo luego de la ignición de la flor de cannabis. Las otras dos opciones son: el uso de vaporizadores y la ruta oral en forma de aceites o tinturas.

Entre las distintas maneras para el consume de cannabinoides se encuentran: aceites sublinguales de CBD, cremas de CBD, comestibles o aerosoles (aunque la farmacocinética de estos dos últimos aún está siendo estudiada con mayor detenimiento)

Si bien es cierto que la inhalación del humo de cannabis provee niveles mucho más elevados de THC hacia el torrente sanguíneo, aproximadamente 15 – 30 minutos para el pico máximo, los efectos en la farmacocinética cambia dependiendo del peso de cada individuo, el volumen de humo inhalado, así como la concentración de otros cannabinoides dentro de la planta.

Es importante resaltar que, el uso médico de esta ruta de dosificación está regulada por ciertas entidades, por lo que en países como los Estados Unidos, pacientes que opten por esta opción deben contar con una licencia especial para poder adquirir cepas con concentraciones determinadas de THC que se ajusten a las necesidades terapéuticas de cada enfermedad o condición crónica.

Así mismo, los médicos con la capacidad de prescribir marihuana medicinal para ser inhalada, deben contar también con una licencia especial. Debido a estas características, es considerado hoy en día una opción bastante regulada.

Al día de hoy, el uso de la marihuana medicinal inhalada es usado como método paliativo, por ejemplo, para el alivio del dolor crónico en pacientes con diferentes tipos de cáncer, condiciones crónicas como dolor muscular intenso, o en adultos, el uso de tinturas para el alivio de convulsiones epilépticas.

Es tal vez Israel el país que más énfasis pone dentro de la investigación de los distintos cannabinoides, a tal grado de crear un plan nacional para estudios preclínicos y clínicos del cannabis medicinal.

Cannabinoides Relevantes: Cannabidiol (CBD)

Dosis Aceite de CBD

Actualmente, existen otras opciones para la implementación de cannabinoides, como mencionado líneas arribas, el aceite de CBD posee una amplia gama de usos terapéuticos, principalmente para paliar reacciones inflamatorias derivadas de terapias que incluyan radiación (quimioterapia).

La dosificación sublingual es recomendada en este caso debido al mayor nivel de absorción que presenta la fase oleosa. Hay que recordar que estos tipos de productos no derivan a una respuesta estupefaciente o psicotrópica alguna, por lo que no es inusual encontrar estudios sobre el uso del CBD en pacientes menores de edad, incluso en niños menores de 5 años.

Y también, así como en el caso de ruta de dosificación previa, un médico especialista debe analizar el caso de cada individuo en particular, para poder determinar cuál sería la opcion más viable y específica para cada uno.

Más sorprendente aún, es la actividad inhibidora que el CBD posee contra los efectos psicotrópicos de su contraparte. Estudios hipotetizan que este efecto se debe a la afinidad del CBD por los receptores cannabinoides, CB2, encontrados en el cerebro de todos los mamíferos.

Una vez se forma la unión de ésta molécula con su receptor específico, se inicia una cascada metabólica involucrada en los procesos antiinflamatorios (fibromialgia, esclerosis, artritis reumatoide, cancer, dolor crónico).

Una de las razones por la que esto ha sorprendido a los investigadores es el hecho de que todos los mamíferos producen naturalmente compuestos cannabinoides, lamentablemente, en la mayoría de casos no somos capaces de producirlos a concentraciones lo suficientemente altas para que puedan ser aprovechados al máximo.

Es por esto que los cannabinoides encontrados en plantas como el cannabis son una alternativa muy prometedora no solo para el tratamiento de enfermedades, sino también para su prevención, y en algunos casos (que requieren investigación más rigurosa), la reversión de algunas.



Experto Sativida
Experto Sativida

Autor


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.