Tu Cerebro en Cannabinoides

por Experto Sativida noviembre 18, 2016

Cerebro en Cannabinoide
El hecho de que nuestro cuerpo sea capaz de sintetizar cannabinoides endógenos (Endocannabinoides) ha llevado a médicos y científicos a considerar su utilización para el tratamiento de un gran número de enfermedades y condiciones crónicas. En las siguientes líneas veremos los efectos de estas moléculas cannabinoides dentro del cerebro y cómo podrían ser utilizados en la medicina convencional. Entre los cuales se tiene los aceites y cápsulas, y aceites de CBD, para citar algunos cuantos.

Cannabinoides, Responsables de los Efectos en Nuestro Cerebro

Como ya sabemos, uno de los usos de Cannabis sativa es el recreativo, a través de la inhalación de humo luego de la ignición de las flores de la planta. Esto produce que el Tetrahidrocannabinol (cannabinoide) encontrado en estas plantas ejerza un efecto psicotrópico.

Las neuronas son las células responsables de procesar la información que llega a nuestros cerebros mediante la liberación de Neurotransmisores desde el Axón de una neurona hacia la Dendrita de la otra. Estas señales trabajan conjuntamente y en configuraciones complejas para así lograr respuestas antes estímulos en milisegundos. Esto ocurre dentro de nuestros cerebros día a día al realizar actividades físicas, al comer, al leer, incluso cuando estamos durmiendo.

Neuronas Cannabinoides

El hecho que nuestros cuerpos tengan la capacidad de producir sus propios cannabinoides es una de las principales razones por las que estas moléculas no deben ser confundidas con sustancias de abuso, como lo son por ejemplo: nicotina, alcohol, cocaína, heroína e incluso café.

Nuestros cannabinoides endógenos nos ayudan a mediar y regular un gran número de cascadas metabólicas implicadas en procesos fisiológicos como efectos antiinflamatorios, anticonvulsivos, antieméticos, para citar algunos ejemplos. Sin embargo, estos cannabinoides no se encuentran en ocasiones, en concentraciones suficientemente altas para que puedan producir su efecto beneficioso.

El Tetrahidrocannabinol se asemeja mucho al endocannabinoide conocido como Anandamida. Luego de que las neuronas hayan liberado sus neurotransmisores, usualmente pasan por un estado de relajación, con poca o ninguna actividad. Lo que es parte de una función normal y sana.

Por otro lado, el THC al estar presente en nuestros cerebros, tiene la capacidad de reactivar a estas neuronas en una manera exagerada, magnificando el efecto normal de las neuronas. En otras palabras, el efecto de THC produce que nos enfoquemos constantemente en un estímulo o alguna idea, hasta que otro estimulo nos separe del primero, a la larga el THC puede tener efecto en los niveles de Dopamina (Norepinefrina), ocasionando un efecto de euforia, relajamiento, memoria, coordinación, modulación del dolor y en algunos casos ansiedad. Por otro lado, el THC activa el hipotálamo, el cual a su vez incrementa el apetito. Y disminuye la presión sanguínea, es por eso que se produce la vascularización de la esclerótica, como efecto compensatorio para incrementar el flujo sanguíneo (ojos rojos).

Respuesta a THC en Neuronas

Estos efectos han llevado a gran número de investigaciones y protocolos científicos, no se recomienda el uso de la inhalación del humo para el tratamiento de condiciones de la salud, aunque hoy en día existen alternativas como marihuana medicinal, estas no cuentan con una dosis medible y exacta que pueda ser un parámetro para su uso terapéutico, muy aparte de los efectos secundarios no deseados y de los posibles efectos dañinos que pueden ocasionarse al inhalar una sustancia que ha sido quemada.

Cannabidiol, Molécula no Psicotrópica: Prometedor de Nuevas Terapias

El segundo cannabinoide más abundante en las plantas de cannabis es el llamado CBD o Cannabidiol. Este tiene la capacidad de acoplarse al receptor cannabinoides CB2 (contrario al THC que se acopla al CB1) en nuestro cerebro. Entre los efectos de esta activación de receptores se reportan: aminora y neutraliza los efectos secundarios producidos por su contraparte, el THC; habilita cascadas metabólicas antiinflamatorias, se ha visto efectos en pacientes con artritis reumatoide y su evolución en el tiempo luego del uso de cremas de CBD.

Otro ejemplo bastante reportado es el uso de aceites de CBD para aminorar los efectos adversos de pacientes que han pasado por quimioterapia, o algún otro tipo de terapia con radiación.

Los efectos del CBD en el cerebro en conjunto con la activación de CB2 lo hacen un perfecto antiinflamatorio y posee la capacidad de mejorar el sistema inmune (ya que estos receptores también son encontrados en células inmunes.

Debido a los efectos de estos cannabinoides, se estudia la posibilidad de contar con medicamentos con proporciones determinadas para pacientes con diferentes tipos de condiciones. Lamentablemente, el comercio de plantas con alta concentracion de THC es considerado al día de hoy ilegal. Es por eso que las alternativas hoy en día se hacen a partir de plantas especiales de cannabis, conocidas como cáñamo industrial, cuyo contenido de THC es menor al 0.02%, y su contenido de CBD varía entre 20 – 40%, haciéndolas perfectas para poder crear soluciones como aceites de CBD, capaces de proveer los efectos deseados, sin riesgo a producir efectos psicotrópicos.



Experto Sativida
Experto Sativida

Autor


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.